Una gata rusa adopta a un mono ardilla

 

 

Un gato de Rusia ha adoptado un mono ardilla bebé después de que este fuera abandonado por su madre en un zoológico. La madre gato es capaz de confortar el pequeño primate dejándolo aferrarse a su espalda en busca de calor.

Tatyana Antropova, directora del zoológico de la ciudad siberiana de Tyumen, dice que buscó un hogar para el mono recién nacido tres semanas después de que su madre se negara a llevarlo en su espalda y cuidar de él.

Para sorpresa de Antropova, a su 16 años de edad, la gatta, llamada Rosinka, aceptó al bebé mono, que ha sido llamado Fyodor.  Con el paso de los días, sin embargo, el gato, de edad avanzada, está cada vez un poco cansado del pequeño mono porque este es bastante travieso y ha empezado a morderla y pellizcarla.

El gato sólo tiene que esperar otro mes, cuando Fedor volverá al zoológico para vivir con otros monos ardilla.